CÓMO CUIDAR DE TU MOTO.



Tal vez, te has preguntado cómo es que tu moto ha cambiado su comportamiento con el tiempo. Que se pone un poco lenta y con ello quieres cambiarla. Claro es, este último punto, como algo casi de derecho único para ir subiendo de cilindrada. Pero, antes de desarmar tus ganas de comprarte otra, te voy a dejar 5 Tips para que aprendas a cuidar de tu actual moto y con ello, las ganas de que sea una máquina eterna para tu diario vivir.


1.- El manual de usuario. Tu primer profesor.

Vamos al caso de que tu moto es de segunda mano, o quinta. O, muchas manos pasaron por ella. Irremediablemente eso último, pasa mucho. Poniéndonos de acuerdo, podría decirte que le saques todo lo que tiene, o que hagas una revisión holística de ella. Pero, estamos pensando en saber primero de qué está hecha tu compañera. Gracias al internet, existen casi el 99% de los manuales de usuario de todas las marcas de moto. Están disponibles en PDF, video y foros de discusión. Incluso las propias tiendas que venden tu moto. Nunca dudes en leer el manual de uso del propietario. Si la suerte te acompaña, encontrarás hasta el manual de taller de tu máquina; un desglose exquisito de todos los componentes, usos, métricas de presión de pernos, niveles de carga de amortiguación, etc. Aprende del manual del propietario. Ahí, está la clave del aprendizaje de todos los aspectos técnicos y que necesitas saber, para conducir con calma tu caballo terapéutico. Respeta siempre a tu primer profesor.

2.- Conoce tu moto.

Cuando hablamos de conocer tu moto, no pienses en simple. Acá viene una clave muy importante: Ensuciarte las manos.

Vamos a poner un ejemplo sencillo. Vas viajando y de pronto, tu moto pierde fuerza o empuje y termina apagándose. ¡Diablos!, se acabó el mundo. Pues bien, no siempre se acabará el paseo porque la moto sufrió un percance mecánico y que posiblemente sea por un desperfecto eléctrico. Lo importante es reconocer qué y dónde pasa ese desastre; muchas motos de cilindrada media, se componen de piezas que necesitan una revisión periódica y ajuste. En el mejor de los casos y basándome en el ejemplo principal, Lo que te pasó es que se soltó uno de los pernos de Bornes de la batería, dejando la moto sin energía. ¿Cómo lo supiste? Sabes muy bien dónde va esa pieza. Hiciste una revisión de tu moto, aprendiendo a conocer donde están las partes fundamentales del sistema eléctrico, qué componentes lleva e hiciste una revisión antes de salir. ¿Fácil de determinar? No. Pero de eso se trata conocer tu moto; averiguar todos los posibles fallos de ella. No hay mejor forma de conocerla, que aprendiendo de los errores y las fallas. Mira a tu alrededor. Existen muchos motociclistas que posiblemente pasaron lo mismo que tú. Aprende de ellos, confía en el error resuelto. Sigue tu camino.



3.- Mecánica elemental, cuidados básicos.

Para fundamentar los puntos anteriores, definamos lo que significa elemental: Acción propia de las apologías de Watson, el incansable analizador de actitud de Holmes, aquel que se destinaba a profundizar sobre lo básico de las acciones de su compañero. En efecto, es saber "un poco más allá de lo simple". Ahora, vas a establecer una investigación respecto de los cuidados elementales que debe tener tu moto. Ya sea, para irte de salida al campo o para ver un rico atardecer en la playa. Entonces, sería saber cuánto aceite usa, o incluso cómo se activan las cargas y precargas de la moto para llevar un bulto pesado. Todo eso, se conoce haciendo un análisis descriptivo de los componentes de mayor interacción, a la hora de rodar. Por ejemplo, las capacidades de aceleración y desgaste de las pastillas de freno y qué demonios significan las siglas de tus neumáticos.

Dónde y cómo se entrecruzan las piezas de tu moto, depende de que sepas qué son, para qué sirven, en qué momento y de qué forma utilizarlas. Dale, investiga en profundidad a tu Sherlock de fierro.



4.- Limpieza: Si brilla, será eterna.

Este punto es absolutamente importante. Ahora te cuento porqué.

Si Brilla, hace absolutamente referencia a la limpieza de cada una de las partes articuladas y de movimiento constante que tu moto realiza al someterse a distintas situaciones del camino. Existen una infinidad de productos, herramientas e inclusive formatos para lavar, pulir, secar y dejar que los colores vuelvan al alma de tu moto. En ejemplo, el sistema de amortiguación delantera de tu moto, el cual contiene líquidos para generar el proceso de carga, requiere que los retenes de goma que suavizan la entrada en las botellas del árbol de dirección, se encuentren en perfecto estado visual y de conservación. Si esos puntos no se encuentran impecablemente bien cuidados, te aseguro que después de un tiempo comenzarán a rasgar y dejarán de cumplir su función vital, la cual es retener el líquido de amortiguación. Falla no menor y que debes tener muy presente. Por otra parte, si tu moto se encuentra tan limpia como si fuera de fábrica, sabrás qué partes de ella están sufriendo desgastes prematuros, o también podrás descubrir fisuras en las piezas de ensamble, que te ayudarán bastante a evitar un accidente en el futuro. Cuida tu moto, lávala, sácale partido a la anatomía particular que trae, deja que brille y tendrás una moto increíblemente bien protegida. Recuerda, es tu vida lo que estarás protegiendo.



5.- Resuelve los detalles. Pro-actividad.

¡Súper!, Vamos a hacer un recuento: Conociste a tu primer profesor, quién te contó acerca de los detalles de tu moto. Decidiste ponerte un buen par de guantes - o no - y ensuciarte las manos, con la finalidad de tener muy presente los aspectos básicos y en sintonía con las teorías de uso de tu moto y finalmente comprendiste la importancia que tiene la limpieza en tu compañera de rutas. Puestos esos puntos sobre el texto, ahora viene el estado de pro-actividad. Nunca dejes detalles para mañana. O a lo menos, pon en plan de resolver en la medida que vayan apareciendo.

Ten muy presente que, la importancia de resolver los detalles de tu moto, es fundamentalmente conexa con evitar "la sumatoria de todos los males". No olvides tener a mano el número de contacto de tu taller mecánico de confianza, o incluso de aquellos buenos servicios que te asisten a domicilio. Existe la posibilidad de que necesites una orientación más técnica y/o profesional, respecto a qué podría estar pasando con tu Sherlock de metal y necesites una perspectiva más que elemental.

¡Listo!, tienes los 5 Tips básicos de cómo cuidar tu moto. Aprenderás mucho y te ayudará a resolver los detalles precisos de funcionamiento. No pasarás con ella en el taller. Confía en tus habilidades de investigación, pero no olvides ser prudente y sincérate cuando el problema no lo puedas resolver. Con estas pequeñas fórmulas, tendrás la capacidad de comprender en detalle cada una de las piezas que componen.

Atrévete a conocer tu moto, disfruta el aprendizaje y respeta el uso de cada una de las piezas que la componen, cuidando de todas ellas.

Sácale Brillo, disfrútala. vive en movimiento.

Carlos Felipe Novoa

@cafelipenova

Especialista en innovación y Creatividad.

Columnista para Academia de Motos Chile.

183 vistas
CONTACTO@ACADEMIAMOTOSCHILE.CL
Pérez Valenzuela 1635 piso 10, Providencia
Av. Américo Vespucio 2901, Cerrillos
*No contamos con atención presencial